Charla con Lady Crocs

Entrevista publicada en www.revistalibertalia.com

Machismo, derecho penal de autor y denuncias falsas: Charla con Lady Crocs

-Te has mostrado crítica en relación a la actual legislación en materia de violencia de género (aun cuando hace años el TC la consideró conforme a Derecho). ¿Cuáles son los aspectos que consideras desacertados?

Esta polémica empezó con un informe del Consejo General del Poder Judicial según el cual la legislación que se pretendía aprobar podría considerarse próxima al “derecho de autor” porque se estaba penalizando en mayor medida al hombre que a la mujer para unos mismos hechos. No obstante, el TC lo avaló al entender que esa distinción penal en determinados delitos respondería a una situación estructural de machismo que debía tener su reflejo en la ley.

Entonces yo entendí que para que pudiera aplicarse una pena mayor al hombre que a la mujer en determinados delitos debía existir en el hombre que lo cometiera una intención machista o de superioridad, cuestión que debería probarse y que, ante la falta de prueba, no debería aplicarse esa diferencia penológica. Sin embargo, la última sentencia del TS en la materia ha interpretado que la ley no exige ese componente subjetivo , por lo que  que cabe penar más duramente al hombre sin necesidad de acreditar su concurrencia.

Yo naturalmente estoy sometida al imperio de la ley y comparto el planteamiento de esta última resolución. Pero, personalmente no comparto ese diferente tratamiento penal pues sobre esa premisa, creo que sí podría considerarse que existiría cierto elemento de “derecho de autor”, al penarse no los hechos, sino la condición de los autores y las víctimas.

Añadir además que me parece totalmente injustificado que exista esa llamada asimetría en unos delitos y no en otros. Si se supone que existe ese machismo estructural, entonces la asimetría debería aplicarse universalmente, y no solo a unos pocos delitos.

-¿Entonces sí crees que, con independencia de lo que puedan decir el TC y el TS, actualmente sí existiría un derecho de autor, al menos en algunos ámbitos?

No exactamente. Solamente digo que no comparto la interpretación de esos tribunales de que exista un machismo estructural que justifique esa diferencia penológica ya que con ella se desdibuja el principio de castigar el hecho, y nos acercamos hacia un derecho penal de autor.

-¿No cabría defender estas asimetrías en atención a razones de prevención? Esto es, entender que como la violencia del hombre sobre la mujer es más habitual, entonces hay que penarla más duramente para que disminuya.

Por un lado aclarar que el fin específico que tiene prevista la pena en la Constitución no es la prevención, sino la reinserción y rehabilitación.

Por otro lado, no creo que esta desigualdad contribuya a la prevención. Incluso podría suceder lo contrario: que ante la injusticia de esta desigualdad uno se viera más impulsado a actuar. Es decir, que la injusticia de la pena le lleve a uno a replantearse el sometimiento a la ley y a oponerse.

-¿Sugieres entonces que esta asimetría podría incluso estimular el delito (o que, al menos, no cabría descartar esta posibilidad)?

No no, para nada. Lo que digo es que a efectos de prevención esa agravación no aporta nada. Cuando una persona esta dispuesta a cometer un delito, entonces lo realizará. No se pondrá a calcular cuál es la pena que le espera, si le compensa o no le compensa… Vaya, es que la inmensa mayoría de la gente simplemente no conoce las penas de los delitos, paradójicamente esa diferencia penológica es un dato que cada vez conoce más gente, ya sean juristas o legos, si bien, no es un conocimiento que se plantee en sentido positivo.

E insisto, que esta asimetría esté solo en 4 delitos de toda la panoplia de delitos que existen manifiesta lo incongruente de esta legislación.

-Pero podría entenderse que la asimetría solo debe darse en aquellos ámbitos en que se dé efectivamente esa situación de desigualdad estructural a la que se refería el TC. Y de allí que no se extienda a todo el Código Penal.

¿Y entonces por qué no está también en los delitos sexuales como una violación?

-Ese es precisamente un ámbito en el que diversos sectores defienden que también debería extenderse el concepto de “violencia de género” y sus peculiaridades jurídicas (como sería la asimetría.) Es decir, podrían aceptar contigo que la asimetría debería extenderse a otros ámbitos y aun así mantener que no habría problema a que esa extensión fuera limitada.

Sí, estoy al corriente. Para muchos la legislación actual incluso sería claramente insuficiente. Se sostiene incluso que en muchos de estos delitos las penas son demasiado leves. Pero entonces sí que nos meteríamos de lleno en el derecho penal de autor pues si se extendiera a todos los tipos penales en los que interviniera como autor un hombre y como víctima una mujer estarías castigando al hombre por el mero hecho de ser hombre. Habrá personas a las que se las condenará más duramente por tener unas gónadas particulares, con independencia de si es o no machista, y de cuál fue su motivación a la hora de delinquir.

-Pero aunque no exista ningún ánimo machista, si el acto se lleva a cabo en un contexto sociocultural desigual o de superioridad, entonces existiría una asimetría fáctica que –cabría argumentar- el Derecho podría o debería tener en cuenta. Entender que mientras el contexto sea desigual lo implicados deberían ser tratados también desigualmente.

Entonces lo que se está haciendo es imponer una responsabilidad penal a una persona por algo que no ha hecho y sobre lo que no ha tenido ningún control. Se la castiga por la cultura que existe, y no por sus hechos. Por una cultura que perfectamente puede no compartir y en la que puede no participar. Es decir, puede ser más machista la mujer que su marido, pero a quien se condenará con una pena mayor será solo al hombre.

-¿Qué medidas instaurarías para reducir la violencia sobre la mujer?

Primero eliminaría el concepto de “violencia sobre la mujer”. Tendría en cuenta el concepto amplio de “violencia familiar” “violencia doméstica” –o como se la quiera llamar- que al producirse en el seno de la familia merece un reproche penal mayor por recibirla personas más vulnerables (ancianos, niños…), en un ámbito cerrado (lo que dificulta su prueba) y por atentar también contra la misma unidad familiar, de modo que el bien jurídico protegido no es solo la persona afectada por el hecho típico, sino también el interés familia; así mismo, se ampliaría el círculo de protección a todos los que pudieran verse implicados en este tipo de delitos y no solo a las mujeres en el seno de parejas heterosexuales. 

Y en segundo lugar elaboraría muchísimos planes de actuación conjuntos con todos los profesionales que trabajan con la familia (médicos de cabeza, profesores…) y que cada mes hubiera reuniones para poner en común lo que se fuera conociendo.  Son muchas las razones que pueden motivar la violencia intrafamiliar y se requiere un enfoque multidisciplinar para combatirla y un conocimiento profundo de la situación por la que están viviendo.

Escribías en confilegal que “Decir que sin el machismo se acabaría con los fallecimientos de mujeres es una afirmación falaz”. Podrías desarrollar esta idea. ¿No crees que el machismo está detrás de la gran mayoría de femenicidios?

El machismo no es un elemento indispensable para que haya asesinatos de mujeres. En contra del “machismo mata”, yo digo que el machismo puede matar, por supuesto, pero que se puede matar sin necesidad de que haya machismo de por medio. El machismo puede ser la causa, pero como también lo puede ser el alcoholismo, la drogodependencia, la falta de control de impulsos… Yo he instruido varios asesinatos y las causas que lo provocan son de lo más variopintas: profesionales, celos, psicopatías etc.

-Sí, por supuesto, el machismo no es una causa ni necesaria ni suficiente. ¿Pero –para clarificar- cuán importante y habitual crees que es este factor a la hora de desencadenar la violencia sobre la mujer?

No sabría cuantificarlo o darte un porcentaje. Lo que digo es que de la misma forma que el maltrato que pueda recibir un hombre de su mujer no tiene porque deberse a un sentimiento de superioridad, cuando sea a la inversa tampoco podemos presuponer esa superioridad. Y que elementos como el control de impulsos juegan un papel muy importante en este ámbito pero no se tiene en cuenta. Una persona puede no ser machista pero controlarse muy mal y agredir a su pareja. Y al contrario, un hombre puede ser un machista redomado y controlarse perfectamente, o no haber barajado jamás la posibilidad de reaccionar con violencia a ese sentimiento machista. El machismo no es lo determinante, es un componente más de la violencia. Sería genial que desapareciera, pero creo que sin el machismo seguiría habiendo violencia en el ámbito familiar. 

-Mencionabas antes la dificultad de probar los crímenes que suceden en el interior del hogar. ¿Cómo valoras la doctrina del TS según la cual el testimonio de la víctima –que cumpla determinados requisitos- puede servir como prueba de cargo bastante (incluso en ausencia de cualquier otra prueba)?

Considero que es una doctrina acertada que he aplicado en muchísimos casos de todo tipo; no creo que desvirtúe la presunción de inocencia porque el testimonio debe cumplir con unos requisitos objetivos y valorarse en relación con todos los elementos que tengas. Puede existir un informe médico-forense, una declaración policial, un atestado…

-Claro, pero, allí ya habría más elementos a valorar. ¿Qué hacer cuando solo existe el testimonio de la víctima?

Bueno, entonces hay que valorar la verosimilitud/falta de incongruencias, la persistencia en la incriminación y que no existan fines abyectos. Pero vaya, si al juez no le convence del todo la declaración, entonces lo que hay que hacer es absolver. ¡Por eso existe un porcentaje tan altos de absoluciones!

-Sobre la relación entre violencia de género y derecho de familia. ¿Qué efectos consideras que debería tener una condena por violencia de género a la hora de obtener la custodia sobre los hijos? ¿Puede un maltratador ser un buen padre?

En cada caso debería valorarse, pues puede tratarse de un padre maravilloso pero que tenga una relación horrorosa con su pareja. Y lo mismo vale para el caso de la mujer. Iría caso por caso y no vincularía una cosa con la otra (como sí se hace actualmente en los diversos códigos de derecho civil).

Hablando con Yobana Carril sostenía que, a su parecer, existía algo así como un pacto tácito dentro de Fiscalía para no perseguir de forma demasiado diligente las denuncias falsas sobre violencia de género a fin de no desincentivar la denuncias reales. ¿Crees que podría existir ese pacto “de pasividad”?

No sabría que decir; eso es algo que debería responder Fiscalía.

-Claro, pero si de verdad existiera ese “pacto secreto” no lo reconocerían; no reconocerían que podrían estar prevaricando.

Bueno, podría ser que, a fin de evitar la doble victimización tengan algún programa coordinado o plan; sí, por allí podrían ir los tiros pues es preciso tener presente que los principios que rigen para el Ministerio Fiscal son los de unidad de actuación y dependencia jerárquica. Y podrían trabajar bajo esa premisa con el fin de que la mujer sufriera lo mínimo posible ya que bastante tiene con tener que ir a los juzgados, declarar… como para encima verse sometida a un nuevo procedimiento. Podría ser ese el fin que persiguieran al actuar, no prevaricando, pero tampoco promocionando especialmente estos asuntos (teniendo también en cuenta que, dada la ingente cantidad de trabajo que hay en los juzgados, los fiscales también están saturados). Ya digo, lo importante es el fin superior que persiguen, aunque pueda ser que protegiendo en a la mujer se les estén quedando otros casos sin abordar.

-Sobre la neutralidad de los jueces ¿Qué opinas de ello? ¿Deberíais poder significaros políticamente?

Me parece básico y fundamental que un juez no se signifique políticamente, ni religiosamente, ni ideológicamente, ni de ninguna forma.

-¿Pero no podrían considerarse las opiniones aquí vertidas también políticas? Al fin y al cabo son opiniones sobre cómo debería ser la ley. ¿No es eso una cuestión ideológica?

No, en absoluto, son opiniones que se adoptan desde una perspectiva estrictamente jurídica. Y lo mismo que hablo sobre esto he hablado de tantos otros temas, pero en todo momento desde un prisma de vista jurídico.

Ahora, cuestión distinta es que haya quien lo quiera interpretar de según qué forma para desprestigiarme a mí particularmente (y llamarme fascista, defensora de violadores…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *